martes, 7 de julio de 2009

Paga el precio justo

Esta parabola me ha gustado y quiero compartirla con vosotros a ver que os parece...

Nuxivan había reunido a sus amigos para comer y estaba cocinando un suculento trozo de carne. De repente, se dio cuenta de que la sal se había terminado.
Nuxivan llamó a su hijo:
- Ve hasta la aldea y compra sal. Pero paga un precio justo por ella: ni más caro, ni más barato.
El hijo se sorprendió:
- Comprendo que no debo pagar más caro, papá. Pero si puedo regatear un poco, ¿por qué no economizar algún dinero?
- En una ciudad grande, esto es aconsejable. Pero, en una ciudad pequeña como la nuestra, toda la aldea puede perecer.
Cuando los invitados, que habían presenciado la conversación, quisieron saber por qué no se debía comprar la sal más barata, Nuxivan respondió:
- Aquel que vende la sal por debajo de su precio, debe estar actuando de esa manera porque necesita desesperadamente el dinero. Aquel que se aprovecha de esta situación, estará mostrando falta de respeto por el sudor y por la lucha de un hombre que trabajó para producir algo.
- Pero eso es muy poca cosa para que una aldea quede destruida.
- También, en los inicios del mundo, la injusticia era muy poca cosa. Pero cada una de las que vino después la fue aumentando un poco, creyendo siempre que no tenía mucha importancia, y miren cómo están las cosas hoy en día.

4 comentarios:

Seba dijo...

No está mal la metáfora. Da por aludido el "efecto bola de nieve". Sin embargo la cruda verdad es las injusticias siempre van a existir y en verdad nada se puede hacer para evitar a muchas de ellas. Cuando se pueda, habrá que comprar la sal al precio justo.

Cora dijo...

Gracias por tu aportacion Seba.

ERTAI dijo...

Bueno, de este relato, diriamos que el Total es lo que cuenta... Por una no pasa nada... Pero si que pasa cuando se juntan un monton... ¿Sabes? es como cuando hicieron el anuncio de la sequia... "El total es lo que cuenta" O sea si uno se bebe medio vaso de agua y tira el resto por el fregadero... No pasa nada, solo era medio vaso... pero... ¿Y si lo hacemos todos? Diossss menudo desperdicio!!! Supongo que tiene que ver con tu relato y con su moraleja...

sacris dijo...

Hay una línea de productos de "Comercio justo", lo has escuhado alguna vez?

Un saludo!