lunes, 20 de agosto de 2007

Una noche de verano



Plenas fiestas de mi pueblo, todo lleno de gente, todo el mundo con ganas de fiesta, la alegría se desborda por todas las esquinas, se escuchan a las peñas cantar, ...



Mientras una pareja se dirige despacio a casa de la chica para cambiarse los zapatos (los tacones son matadores, jeje). Pasean con tranquilidad por una solitaria calle, queda mucha noche por delante y muchas ganas de cachondeo, hablan de lo qué hacer mañana: salir a tomar algo al mediodía, luego vamos a los toros,...

De repente se escucha la música muy alta de un coche, cuando se dan cuenta se les echa encima, menos mal que reaccionan a tiempo y no sufren daños. El chico, enojado, levanta las manos al coche en señal de protesta, como diciendo: ¡Ten cuidado! ¡Ve más despacio, casi nos atropellas!

El conductor del coche, mira por el retrovisor y ve el gesto del asustado chico, frena y da marcha atrás hasta llegar a los afectados, ellos piensan que les va a pedir perdón, para sus sorpresa, baja un chico y dos chicas, sacan un bate de baseball del maletero y comienzan a pegarles... la pareja apenas puede defenderse, en cuanto pueden llaman a algunos amigos por teléfono.

Toda su gente sale a buscar a los cerdos (sin ánimo de ofender al animal) que les han pegado, llaman a la guardia civil, como no aparecen, la peña decide tomarse la justicia por su mano y dan una paliza a los ocupantes del coche....


De todo esto se sacan varias conclusiones, la primera es que no se puede ni pasear agusto por la calle, no entiendo eso de pegar a alguien porque te recrimina que has hecho algo mal, no me entra en la cabeza. Lo que tp comparto es el típico "ojo por ojo..." de esta forma somos todos iguales; lo que diferencia a las personas de los animales es que podemos razonar y no aplicar la ley de la selva.

Que gane el más fuerte???

Al final todos perdemos... con lo genial que es poder llevarse bien con todo el mundo y poder discutir las cosas sin alzar la voz y mucho menos recurrir a la fuerza.

5 comentarios:

ERTAI dijo...

Pues vaya... Esto que comentas, me recuerda, cuando era mas crio, las peleas continuas que teniamos (bueno que tenian, porque yo era de pelear poco) con la gente de "La plata" y el como acabo la ultima pelea, 4 coches de policia, que por otro lado no hicieron falta, porque a la que estabamos todos alli, 4 chavales eran amigos mios de toda la vida, otros 3 compañeros de la mili de otro chaval, otros 2 amigos de otro, en resumen, acabamos todos en el bar, llenandolo hasta arriba y haciendonos unos quintos y pasandolo bien (menos mal, porque hubiera sido una batalla campal)

Como conclusión coincido contigo, Nos diferenciamos del resto de los animales en que razonamos y no hay porque andar usando la violencia para cualquier cosa y menos la ley del "ojo por ojo"

Salu2 y buena semana.

pez dijo...

Es tan facil como pararse un segundo y pensar "ostias tiene razón la he cagado" y ya está.

Alana dijo...

La gente cada vez es menos tolerante, tiene menos vergüenza y menos educación, yo he presenciado broncas impresionantes entre conductores. En mi pueblo te saltas un ceda al paso y como mucho que te den una pitada, aquí te lo saltas y se bajan del coche y casi se lían a ostias contigo. He pasado situaciones muy vergonzosas por ir de copiloto con alguien así. A mi no me ha pasado nunca, pero si alguien se equivoca y no ha pasado nada grave pues no hay que liar tanto, que cada uno siga con lo suyo, para cuando tu te equivoques, y cuando lo hagas tendríamos que admitirlo y listo, no es tan complicado. Lo de estos chabales me parece exajeradísimo, no sé a dónde vamos a llegar.

sacris dijo...

Pufff, no se si has visto una pelicula q se titula "Los dioses deben estar locos". Trata sobre una tribu perdia de áfrica a la que un dia les llega una botella de coca-cola que se le cae a un hombre de un avión. Ellos que no han visto nunca al hombre civilizado lo toman como un regalo del cielo, pero al poco empiezan a sentir envidia y se pelean entre ellos hasta que el jefe decide desterrar el regalo de los dioses, pues hasta su llegada eran una tribu feliz y manda a una persona de la tribu a que lo tire al fin del mundo (el mar).

Esa persona sale de su poblado y comienza a ver a la gente civilizada. A veces me siento como él, no entiendo nada del mundo civilizado.

Lisa dijo...

ertai: yo nunc ame he metido en peleas, me alegro de que la última que tuvisteis vosotros acabase en un bar. Cuando alguien va a dar el primer puñetazo debería decir: "¿os hacen unas cervezas?" y todos juntos a divertirse!!!!

pez: tan "fácil" como reconocer que se ha cometido un error?? yo estoy de acuerdo contigo, pero hay demasiado orgullo pululando...

alana: te digo lo mismo que a pez, hay demasiado orgullo. Lo de los conductores es caso aparte;si se comete un error y no pasa nada avisas al otro conductor dando las luces para que se de cuenta y listo, no crees??

sacris: he oído hablar de esa peli, a ver si la consigo y la veo. Yo tb me siento extraña en este mundo "civilizado"