jueves, 19 de marzo de 2009

INMADUREZ en sentido amplio ¿Qué supone?


Consideramos inmaduras a aquellas personas que no tienen actualizadas al máximo sus potencialidades.

Partiendo de que la personalidad es la suma total de las pautas de conducta actuales y potenciales determinadas por: la herencia (el equipaje genético, lo que recibimos de nuestros padres), el ambiente (el entorno) y la experiencia de la vida (la biografía de cada uno).


Voy a intentar sistematizar sus principales ingredientes:

1) Desfase entre la edad cronológica y la edad mental: esta es una de las manifestaciones que más llama la atención de entrada, en una primera aproximación. No olvidemos que hay gente de maduración tardía y otra de maduración temprana, y esto le da un carácter ligeramente distinto a esta observación.

2) Desconocimiento de uno mismo: ésta era una de las normas del héroe griego. En el templo de Apolo, en Grecia, había en el frontispicio de la entrada una inscripción que decía así: «Nosci se autom», conócete a ti mismo. Se trata de tener claro que la asignatura más importante de cada persona es uno mismo, lo que quiere decir saber las actitudes y las limitaciones que uno tiene.

3) Inestabilidad emocional: que se expresa mediante cambios en el estado de ánimo, pasando de la euforia a la melancolía y esto de un día para otro o dentro de un mismo día. Esto hay que diferenciarlo claramente de las llamadas depresiones bipolares. El inmaduro es desigual, variable, irregular, sus sentimientos se mueven y bambolean de forma pendular, lo que hace que nunca pueda uno saber qué va a encontrar en el otro. Esa fragilidad mudable es una nota muy característica. Su estado de ánimo se expresa a través de unos dientes de sierra, una especie de montaña rusa, en donde las oscilaciones son muy frecuentes.

4) Poca o nula responsabilidad; la inmadurez tiene niveles, lo mismo que sucede con cualquier hecho psicológico. Esta palabra procede del latín «respondere», que significa: contestar, prometer, satisfacer. Estar en la realidad es conocer el hoy-ahora de uno mismo sin ningunearse y sin creerse uno más que nadie.

5) Mala o nula percepción de la realidad: la captación incorrecta de sí mismo y del entorno que le rodea le lleva a tener una conducta desadaptada tanto intrapersonal (disarmonía consigo mismo) como interpersonal (inadecuado contacto con los demás, no sabiendo medir las distancias ni las cercanías).

6) Ausencia de un proyecto de vida: la vida no se improvisa. Necesita una cierta organización, un esquema que diseñe el porvenir. Los tres grandes argumentos de éste son: amor, trabajo y cultura. En ninguno de ellos ha calado con profundidad. No se puede vivir sin amor, el amor debe ser el primer argumento de la vida, que da vida y fuerza a los demás. Del cumplimiento de estos tres grandes temas brota la felicidad, suma y compendio de una coherencia de vida donde los tres tienen una enorme importancia.

7) Falta de madurez afectiva: entender qué es, en qué consiste y cómo vertebra nuestra vida sentimental. Por amor tiene sentido la vida. Pero no hay amor sin renuncias. Y al mismo tiempo saber que nadie puede ser absoluto para otro. El amor eterno no existe; se da en las películas, en las canciones de moda y en las personas poco maduras. Lo que sí existe es el amor trabajado día a día. Amar no significa tener dulces sentimientos, sino volcarse con el otro en las pequeñas cosas de cada día.

8) Falta de madurez intelectual: la inteligencia es otra de las grandes herramientas de la psicología, junto con la afectividad. Hay muchas variedades de inteligencia: teórica, práctica, social, analítica, sintética, discursiva, matemática, analógica, intuitiva y reflexiva... Pero para quedarnos con una idea clara: una persona es inteligente cuando sabe centrar un tema, haciendo razonamientos y juicios de la realidad adecuados, siendo capaz de elaborar un conjunto de soluciones asequibles y positivas que permitan resolver problemas concretos.

Dicho en términos más modernos de la psicología cognitiva: inteligencia es saber recibir información, codificarla y ordenarla de forma correcta y ofrecer respuestas válidas, coherentes y eficaces. Aquí las manifestaciones de la inmadurez se expresan de forma rica y variada. Falta de visión y de planificación del futuro. Hipertrofia del presente, una exaltación del instante. No hay crecimiento en los análisis personales y generales, con poca o nula justeza de juicio. Serias dificultades para racionalizar los hechos y aplicar un cierto espíritu cartesiano. La vida es como un viaje, por eso es importante saber a dónde uno quiere ir.

9) Poca educación de la voluntad: la voluntad es una joya que adorna la personalidad del hombre maduro. Cuando es frágil y no está templada en una lucha perseverante, convierte a ese sujeto en alguien débil, blando, voluble, caprichoso, incapaz de ponerse objetivos concretos, ya que todos se desvanecen ante el primer estímulo que llega de fuera y le hace abandonar la tarea que iba a tener entre manos. Es la imagen del niño mimado que tanta pena produce; traído y llevado y tiranizado por lo que le apetece, por lo que le pide el cuerpo en ese momento.

Que no sabe decir que no, ni renunciar. Alguien echado a perder, consentido, malcriado, estropeado por cualquier exigencia seria, que no doblará el cabo de sus propias posibilidades. Un ser que ha aprendido a no vencerse, sino a seguir sus impulsos inmediatos. Por ese derrotero se ha ido convirtiendo en voluble, inconstante, ligero, superficial, frívolo, que se entusiasma fácilmente con algo, para abandonarlo cuando las cosas se tornan mínimamente difíciles.

Esto trae consigo otros datos: baja tolerancia a las frustraciones, ser mal perdedor, ya que tiene poca capacidad para remontar las adversidades, pues no está acostumbrado a vencerse en casi nada; tendencia a refugiarse en un mundo fantástico, para alejarse de la realidad.

10) Criterios morales y éticos inestables: la moral es el arte de vivir con dignidad; el arte de usar de forma correcta la libertad, conocer y poner en práctica lo que es bueno. En la persona inmadura todo está cogido por alfileres y fácilmente se deshilacha y se rompe. La moda, la permisividad, el relativismo son pautas vertebrales básicas, sigue los vaivenes de lo último a lo que se apunta todo el mundo sin ningún espíritu crítico.

La madurez es uno de los puentes levadizos que lleva a la fortaleza de la felicidad, y es el resultado de un trabajo esforzado, serio, paciente, de quitar y añadir, de pulir, de limar, de intentar que nuestra forma de ser sea como una piedra de canto rodado de esas que vemos en los ríos y que casi no tienen aristas.

Espero que Opineis al respecto, me dirijo especialmente a Ana la rana, que como psicóloga me interesa mucho lo que tenga que aportar a este tema... aludida quedas, jejej

11 comentarios:

lady ra dijo...

yo lo unico que digo que hay gente que mucho que crece la mente sigue teniendo de un niño, no valen la pena esa gente besos

Cristina dijo...

Soy una inmadura tengo cambios de humor,no tengo claro lo que quiero y mis esquemas se rompen todos los días.
Me ha gustado mucho este post :-)

Cora dijo...

lady ra, no tiene nada que ver el crecimiento biologico con el intelectual, por desgracia...

cris, tienes 20 años, es logico que aun no tengas formada toda tu personalidad, no creo que por ello seas inmadura, sino que en tu vida hay aun aspectos por pulir, pero vamos como en la de todos, nos vamos moldeando siempre...

Ana la Rana dijo...

Hola Cora!

Perdona que no me haya pasado antes por aquí ;) entre las fallas, la visita de mi hermano y los informes (aún me quedan muchísimos por hacer) voy un poco de cráneo...

Me ha gustado mucho tu post. Parece que has investigado a fondo el tema y creo que no te has dejado nada ;)

No se puede hablar de inmadurez, efectivamente, sin un referente temporal, y el criterio comparativo con otras personas que se encuentren en la misma edad es fundamental. Desde mi punto de vista la voluntad es un factor básico...

De todos modos, también (como suele suceder en casi todo) hay un yo social y un yo íntimo, y si bien solemos valorar la madurez de una persona a partir de sus comportamientos y su forma de actuar, no cabe duda de que, en nuestro ambiente íntimo, todos somos algo inmaduros y nos dejamos llevar por nuestro "niño interior" ;) ¿no crees?

Un saludo y hasta pronto!!

*A*

Cora dijo...

ana, muchas gracias por tu post, me ha encantado, no esperaba menos por otra parte, jejej
la verdad, esque si he investigado en el tema, de hecho es un post algo largo, que se que la mayoria no leerá, por pereza, aunque se pierden un gran post, yo me inspiré en mi ex, que a dia de hoy sigue siendo un inmaduro.. pero bueno cada uno es como es...
bss

Maktub dijo...

Interesante Cora, la parte: Falta de madurez intelectual: la inteligencia es otra de las grandes herramientas de la psicología, junto con la afectividad. Hay muchas variedades de inteligencia: teórica, práctica, social, analítica, sintética, discursiva, matemática, analógica, intuitiva y reflexiva... sabes que este tema me obsesiona (jajaja).Por cierto, largo el post pero no por eso, menos enriquecedor.

Cora dijo...

maktub.. como que te obsesiona? jejej.. la verdad esque este tema da pa mucho..

Seba dijo...

Interesante analisis. Estoy de acuerdo con casi todos los puntos, a los que podria comentar uno por uno, pero el estomago me llama y pronto he de irme a cocinar algo. El unico punto con el que estoy en desacuerdo, en parte, es con el 6. No creo que haya que esquematizar la propia existencia, a veces hasta es mas entretenido (y por que no, sano) improvisar. Hasta podria ser signo de madurez encontrar soluciones con prontitud e inteligencia. Incluso si se intentase proyectar perennemente una rutina, me encuentro mas de acuerdo con la siguiente citacion de John Lennon: "la vida es lo que te pasa mientras estas ocupado haciendo otros planes".

Creo que el amor es un pilar fundamental en la vida de cada uno, pero de ahi a decir que implica madurez es totalmente otra cosa (puede incluso implicar inmadurez, segun lo que expuse en alguna entrada en mi Blog). El trabajo para mas de una persona es hasta prescindible, al igual que la cultura (por cuan feo sea admitirlo). A mi juicio, el 6 es un punto basado mas en la moralidad que en el analisis de la madurez, contrariamente al resto de la lista. Hay proyectos de vida que pueden incluir otra escala de valores, con menos o mas aspectos que los enumerados. Podriamos entonces incluir como ejemplo de objetivo, o plan en la existencia individual, el deseo de gloria que tuvieron varios hombres a lo largo de la historia.

Gracias por la visita. Saludos de Milan.

Cora dijo...

Seba, me ha gustado mucho tu comentario, muy razonado, en cierto modo el punto 6, como tu dices esta basado en la moralidad... me refería a la improvisación en el sentido de que hay que saber donde se quiere llegar, tener retos, no vivir la vida sin ninguna meta... la improvisación en el sentido estricto de la palabra es necesaria en nuestra vida, ademas, no podemos tenerlo todo planificado, hay cosas que no dependen de nosotros o sobre las que no tenemos todo el control...
Gracias por tomarte la molestia de leer un post tan largo y por tu perspectiva sin duda enriquecedora.

Anónimo dijo...

Pensé que iba a comentar y decir que el tema limpio, ¿lo hacen por ti mismo? Es realmente impresionante!

Anónimo dijo...

yo y mis hijas de 13 y 7 años vivimos con mi pareja y su hija de casi 19 años ,tiene es inmadura,no quiere estudiar ni hacer nada le han diagnosticado retraso mental leve y fobia social,su madre no la a atendido bien y ahora tampoco por eso esta con nosotros,la verdad es que no se como puedo ayudarla .Perdon si me he metido en un foro que no corresponde pero todo lo que apuntas da de lleno en mi problema